Noticias

El rendimiento de los bonos del Tesoro de EE.UU. a diez años superó el 2,7%

Martes  30 de Enero de 2018

 

Se profundizó ayer la liquidación del mercado global de bonos, lo que colocó al rendimiento de la deuda del Tesoro estadounidense a diez años por encima de 2,7% por primera vez en casi cuatro años y genera temor a que la recuperación del mercado de acciones pueda volverse vulnerable a un retroceso.

El creciente optimismo proveniente de la solidez de la economía mundial hizo subir las acciones, que tuvieron su mejor inicio de año desde 1987. Pero al mismo tiempo despierta temores a que la inflación, que hace tiempo está dormida, pueda finalmente regresar y obligar a los bancos centrales a hacer un giro más agresivo. No obstante, hay inversores y analistas que ahora se preguntan cuánto tiempo pueden seguir subiendo los rendimientos sin que se vea afectada la creciente euforia en los mercados globales de títulos valores.Al subir los rendimientos de los bonos, se hace más caro el endeudamiento, lo que potencialmente pondría a prueba a algunas compañías que han dependido del dinero barato para crecer.

 

 

El índice FTSE All World cayó 0,5% ayer, su peor desempeño desde mediados de noviembre, y el estratega jefe de acciones globales Peter Oppenheimer advirtió en un artículo que "cada vez es más probable que haya una corrección", lo que exacerba la preocupación a que ya sea hora de un retroceso.

"Todo se siente un poco eufórico", dijo Larry Hatheway, economista jefe del grupo de inversión GAM. "Llevó a mucha gente a pensar que nosotros debíamos preparar el terreno para algunas estrategias apuntadas a mitigar el riesgo. Esto no puede seguir por siempre".

Los inversores ahora esperan que la Reserva Federal siga adelante con sus planes de elevar las tasas tres veces este año, y se pronostica que el Banco Central Europeo pondrá fin a su programa de estímulo iniciado en la época de crisis. También se observar cierto nerviosismo de que el Banco de Japón pueda achicar parte de su estímulo ultra agresivo más a fines de 2018.

Eso elevó 5 puntos básicos el rendimiento de los bonos del Tesoro norteamericano a diez años, la tasa de interés más observada de la economía mundial, a un máximo de 2,73% ayer, el más alto desde abril de 2014. El bono alemán a diez años trepó 7 puntos básicos a 0,69%, lo que llevó el rendimiento del bono alemán a cinco años a terreno positivo por primera vez desde noviembre de 2015.

Los rendimientos se mueven de manera inversa a los precios, y los tres mayores fondos de bonos cotizantes, que juntos representan más de u$s 127.000 millones, como resultado sufrieron sus mayores pérdidas mensuales desde la agitación que golpeó a los mercados de renta fija después de la victoria electoral de Donald Trump en noviembre de 2016.

"Es una combinación de varias cosas", dijo Jim Paulsen, estratega jefe de inversiones en Leuthold Group. "Es una recuperación económica general, tenemos presiones inflacionarias, y los bancos centrales están endureciendo la política".

Oppenheimer de Goldman Sachs afirmó que "quedan buenas razones para ser optimistas con las acciones" y que los riesgos de un mercado bajista son reducidos, pero recalcó que "a medida que los flujos de capitales hacia las acciones aumentan fuertemente junto al mayor optimismo, el mercado de acciones se vuelve más vulnerable a las decepciones".

"Eso no significa que el mercado corra el riesgo de entrar en un mercado bajista sostenido, pero podría significar que el mercado experimente una fuerte corrección", escribió en una nota que circuló por Wall Street ayer. "Varios factores sugieren que los mercados se movieron mucho a demasiada velocidad".